El superávit comercial es casi imperceptible

0
289
El banano recuperó el liderazgo frente al camarón en enero del año que corre. (Archivo)
El banano recuperó el liderazgo frente al camarón en enero del año que corre. (Archivo)

Malas noticias. El 2018 amaneció ‘tablas’ para el sector comercial, el superávit con el que terminó el 2017 se esfuma en un momento clave: justo cuando el Gobierno analiza medidas económicas para subir sus ingresos y sostener su abultado gasto.

Los datos de la balanza comercial, que tuvo un saldo positivo de apenas 460.000 dólares en enero según el Banco Central, es uno de los indicadores que tomará el régimen de Lenín Moreno para aplicar una “ineludible” restricción a las importaciones, el sistema más afectivo en el régimen de Rafael Correa para obtener recursos, so pretexto de equilibrar la balanza y la dolarización.

Para los sectores económicos y empresariales “es un hecho la aplicación de nuevas salvaguardias u otro tipo de restricción”, aunque también el Gobierno de Moreno analiza otras medidas, que no han sido ni negadas ni aceptadas por el equipo económico.

Se ha filtrado un posible impuesto a las transacciones mercantiles que estuvo vigente en el pasado y que fue derogado por Rodrigo Borja Cevallos.

Un Impuesto al Valor Agregado (IVA) diferenciado, más para los bienes suntuarios, de hasta el 19 % es otra opción que los empresarios temen que se dé ante la falta de recursos para sostener el gasto público, que suma un déficit de más de 4.000 millones de dólares.

Contrario al 2017, este año se nota una caída de ventas de los productos que son referentes del comercio exterior, como el banano, los enlatados de pescado, flores, cacao y elaborados por una caída más de producción que de precios. Lo refleja así el informe de la balanza comercial (provisional) del Banco Central difundido ayer.

Aunque el sector comercial es el más visto por los presidentes de esta última década, ninguno ha logrado fomentar el incremento de las exportaciones privadas, que se han mantenido por esfuerzos de camaroneros, bananeros, floricultores, cacaoteros, atuneros y otros sin apoyo alguno del Estado. Es decir, la diversificación de las exportaciones se ha quedado en papel.

Es por eso que el presidente del Colegio de Economistas del Guayas, Larry Yumibanda, habla de un estancamiento productivo que se verá también durante el año que corre.

Y cree imperativo abrir la economía a países con los que tengamos ventajas comparativas y competitivas que permitan diversificar y masificar la exportación de productos no petroleros.

Este es un tema que halla eco en actores del comercio exterior. Desde la Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Corpei) se ha planteado un proceso de asistencia que permita la incorporación de nuevos bienes a la canasta, apoyando a las empresas medianas o pequeñas a incorporar ofertas no tradicionales que el corto plazo generen 1.000 millones al año.

Desde una de las provincias con mayor superficie agrícola, Los Ríos, el vicepresidente de la Corporación Nacional de Arroceros (Corpnoarroz), Washington Núñez, sugiere dejar de sembrar arroz en zonas poco aptas para reemplazar esas áreas por otros productos.

Propone que estos se canalicen con un programa que incluya la búsqueda de mercados externos, asesoría técnica y financiamiento.

El mapa cambia

Banano

A pesar de una caída de la exportación del 5,6 % en toneladas métricas, el banano recuperó el liderazgo frente al camarón en enero del año que corre. Las ventas al exterior generaron 302,1 millones de dólares FOB (puesto sobre muelle) frente a 305,6 millones del mismo mes del año pasado.

Camarón

Las exportaciones de camarón volvieron al segundo lugar, con $ 239,1 millones pese a un crecimiento sustancialmente mayor en relación a enero pasado, cuando se vendieron $ 181,3 millones. En valores el alza fue del 31,9 % y en volumen de 31,7 %, según la cifra preliminar del Banco Central.

 

Fuente: Expreso