Víctima de trata mata al hombre que la compró y es condenada a perpetua

0
323
Cyntoia Brown.
Cyntoia Brown.

Famosos como Rihanna, TI y Kim Kardashian han expresado su desacuerdo en la manera en que el sistema ha tratado a la menor.

La noche del 6 de agosto de 2004, Cyntoia Brown, que en aquel momento tenía 16 años, recuerda que empezó su noche en una habitación de hotel con un traficante de drogas, quien la golpeó repetidas veces y la obligó a prostituirse. “Lo que hacíamos básicamente era meternos de todo y mantener relaciones sexuales”, declaró ante el juez en Tennessee en noviembre del mismo año. “Eso es todo lo que hicimos. Él decía que me estaba columpiando, que me estaba volviendo vaga y que tenía que apañármelas para ganar dinero”.

Brown confesó que luego se dirigió a una zona al este de Nashville, donde sabía que podía conseguir dinero, según le había dicho su abusador. Allí conoció a Johnny Allen, de 43 años, quien la raptó y se la llevó a su casa. Llegaron al acuerdo de que él le pagaría 129 euros.

Durante su conversación, Brown confiesa que se fue poniendo cada vez más nerviosa, pues Allen supuestamente le dijo que era un francotirador del ejército e incluso le enseñó todo un arsenal de pistolas. Más tarde, explicaba Brown, “Empezó a tocarme y, de golpe, me metió la mano en la entrepierna sin ningún tipo de cuidado. Fue muy brusco. Entonces me echó tal mirada de odio que me entró un tremendo escalofrío por todo el cuerpo. Pensaba que me iba a pegar o algo así, pero en ese momento se movió hacia el borde de la cama. Ahí es cuando me di cuenta de que no iba a pegarme sino a coger una pistola”.

Si bien ella argumentó que sus acciones fueron en defensa propia, finalmente fue declarada culpable por asesinato de primer grado y condenada a cadena perpetua con derecho a solicitar la libertad condicional después de cumplir 51 años de condena

El abogado de Brown le preguntó lo que hizo ella después, a lo que la joven respondió, “Cogí la pistola y le disparé”.

El testimonio, recogido en un documental en el 2011 y titulado Me facing life: Cyntoia’s story, durante una vista en la que se determinó que Brown sería juzgada como adulta y no como menor. Si bien ella argumentó que sus acciones fueron en defensa propia, finalmente fue declarada culpable por asesinato de primer grado y condenada a cadena perpetua con derecho a solicitar la libertad condicional después de cumplir 51 años de condena.

Estos últimos días, el caso de Brown ha vuelto a llamar la atención de los medios. Celebridades como Rihanna, TI y Kim Kardashian han expresado su desacuerdo en la forma en que el sistema ha tratado a Brown. Además, una petición para conseguir la exención de la condena ha recaudado más de 200.000 firmas. “Está claro que algo no va bien cuando el sistema defiende a estos violadores y destruye por completo la vida de la víctima”, publicó Rihanna en Instagram.

El documental, que ha perseguido a Brown durante siete años, también sacó a la luz una historia de abusos y violencia en la familia de la joven. Según informó la BBC, el vídeo revela “de qué manera empezó la triste historia de abusos en su familia con la abuela de Brown. La mujer afirma que su hija sufrió violaciones y que la madre de Brown, Georgina Mitchelle, que tuvo a Brown a los 16, se volvió alcohólica y adicta al crack y a la cocaína y también pasó unos años en prisión”.

“La madre de Brown, Georgina Mitchelle, que tuvo a Brown a los 16, se volvió alcohólica y adicta al crack y a la cocaína y también pasó unos años en prisión”

El doctor William Bernet, psiquiatra forense que aparece en el documental, explicó a los cámaras que, “Es una adolescente que ha pasado por experiencias horribles. Le han sucedido cosas espantosas, y no solo una sola vez, así que no se trata de un caso aislado. Ha tenido que superar todo un cúmulo de desgracias, y eso ha influido en la forma en que se relaciona con la gente”.

Desde que Brown —que ahora tiene 29 años, está estudiando para sacarse el bachillerato y se la ha descrito como “una presa ejemplar”— fue declarada culpable, Tennessee ha cambiado la forma de tratar a los menores y la prostitución. En lugar de arrestarlos, el estatuto exige que se refuercen las autoridades, de manera que se “proporcione al menor el número de teléfono del centro nacional del tráfico humano y se le dé la custodia a su padre, madre o tutor legal”. Los abogados también están intentando modificar la ley para permitir que los menores condenados a cadena perpetua tengan derecho a una revisión obligatoria de sentencia cada 15 o 20 años.

Derri Smith es la directora general de End Slavery Tennessee —organización dedicada a ayudar a los sobrevivientes del tráfico humano y a luchar contra la esclavitud del estado—. En una publicación del blog, difundida hace dos días a raíz del interés que ha vuelto a suscitar el caso de Brown, Smith afirmaba que si se hubiera condenado hoy a Brown, se la hubiese visto como una víctima del tráfico humano y no como una criminal. También sostuvo que ahora es el momento de “cambiar la mentalidad respecto al problema del tráfico humano”.

Smith explicó a Broadly que su organización lleva más de un año abogando por Brown. “La primera cosa que ves en ella, aparte de su juventud y de su tamaño pequeño, es la increíble inteligencia que posee”, afirma ella.

Si se hubiera condenado hoy a Brown, se la hubiese visto como una víctima del tráfico humano y no como una criminal

El tráfico humano ha sido descrito a menudo por abogados como un crimen invisible. Muchas veces, la gente no es consciente de que estas atrocidades suceden en sus ciudades y barrios. “Cuando empecé en End Slavery Tennessee, todo el mundo decía, ‘Esto aquí nunca pasa'”, decía Smith. “El caso de Cyntoia da cara a este tipo de crímenes”.

Su esperanza, continúa Smith, es que al haberse hecho público este suceso, “haya una mejora en el sistema judicial y en la ley, y se sea más instrumental a la hora de cambiar las percepciones públicas sobre este crimen”. En cuanto a Brown, Smith admite que la mejor manera de apoyar su petición de clemencia es redactar cartas a la junta de indultos de libertad condicional de Tennessee y al presidente de Tennessee, Bill Haslam.