El sector textil teme tener que zurcir su presupuesto

0
612
En el pasado la sobretasa afectó a la alta moda en un 40 %. Con la nueva tasa están en vilo de que pase lo mismo.
En el pasado la sobretasa afectó a la alta moda en un 40 %. Con la nueva tasa están en vilo de que pase lo mismo.

En vilo se mantienen algunos sectores productores, por el pago de la tasa de control aduanera, entre ellos los gremios comercio, industria, construcción y el textil. Las autoridades indican que no habrá afectación económica para el cliente final, y precisamente por ello el ministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, en una entrevista con EXPRESO dijo que no habrá marcha atrás en el cobro de la tasa aduanera.

Sin embargo, Javier Díaz, presidente de la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador, explicó a Diario EXPRESO que aunque se ha rebajado el monto que se va a pagar por la tasa en el sector textil, todavía hay determinados grupos que pagarán más. Un ejemplo, una empresa importó anillos de parafina, que sirve para lubricar los hilados en su proceso productivo. El precio del producto fue $ 3.000 y el de la tasa de $ 150, “lo que significa un 5 % de impuesto”, indicó.

Agregó que por el cambio que se ha hecho en la unidad de control, en los últimos días, el impacto económico bajó de $ 11 millones a $ 3 millones. La preocupación es de que así como lo bajaron, “asimismo lo pueden subir”.

Por su parte, los dueños de los almacenes del centro de Guayaquil manifestaron que tienen incertidumbre, no saben si tendrán que zurcir su presupuesto. La inquietud también la tienen los diseñadores y costureras. Natasha Wiesner, diseñadora, dijo que el impacto de las sobretasas entre 2015 y 2016 es lo que no les deja creer que no subirán los precios.

Wiesner explicó que antes del cobro de las sobretasas a la semana diseñaba y confeccionaba entre cinco y seis vestidos para la noche. Pero, cuando todo lo importado subió, los pedidos bajaron a tres o cuatro. Incluso en esa época la tienda especializada en botones y accesorios cerró uno de dos de sus locales.

Las sobretasas afectaron más o menos en un 40 % a la alta moda, el sector espera que la tasa aduanera no provoque un impacto similar.

“Tuve que cerrar mi negocio”

Antes de que entre en vigencia el cobro de las sobretasas ella tenía un negocio de confección. Pero, cuando los materiales subieron de precio, su negocio se vino abajo. Así relató a Diario EXPRESO Rita Chacón. Explicó que los hilos, botones, telas, velcro, etc. se encarecieron entre 2015 y 2016 por la sobretasa. Además no llegaban a tiempo los repuestos para las máquinas, por los altos impuestos que había que pagar. Entonces tuvo que cerrar su emprendimiento. Entre sus clientes estaban los colegios que una vez al año mandaban a hacer los trajes para obras de teatro o presentaciones especiales. Con estos contratos tenía dólares para vivir tranquila tres meses. Ahora aunque tiene tres trabajos por hora y no fijos, no logra tener esos mismos ingresos que le dejaban su microempresa. Por lo tanto, dijo que entiende el vilo que sienten sus colegas ante el cobro de la nueva tasa. Resaltó que todo el esfuerzo es para pagar la educación de sus hijos.