Eduardo Ledesma: el contrato con Yilport debe ser investigado

0
336
Eduardo Ledesma, Director ejecutivo de AEBE.
Eduardo Ledesma, Director ejecutivo de AEBE.

Nada ha podido frenar el alza de las tarifas de los servicios portuarios en Puerto Bolívar, desde donde se embarca el 27 % de las exportaciones de banano. Pero el director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano (AEBE), Eduardo Ledesma, no tiene planificado evitarse la fatiga y lanza un ‘coctel molotov’ contra la empresa responsable, la turca Yilport.

– En 60 años Yilport le va a cobrar al sector bananero más de 720 millones de dólares, casi la totalidad del dinero que según el contrato de delegación debe invertir en ese período.

– Yilport está asfixiando a las compañías bananeras, incluso las navieras están pagando un valor adicional a la empresa que tiene 60 años para hacer las inversiones. Si solo cobrara 15 centavos, por 80 millones de cajas, ellos por solo ese rubro generan al año $ 12 millones; más el valor de acoderamiento de los barcos y otros rubros.

– En esos otros rubros, ¿entran las tarifas facultativas?

– En el caso del banano que se exporta al granel, que todo el mundo cobra 13 centavos por caja, Yilport cobra 17, el próximo año quiere cobrar 24 y el subsiguiente 28 centavos de dólar, y de ahí en adelante lo que es la inflación americana. Eso es una locura. Cobra además otros valores. Por ejemplo, Agrocalidad no cobra en ningún puerto y ellos nos cobran 50 dólares por inspeccionar cada camión, ese dinero no va a Agrocalidad sino a los bolsillos de Yilport; hay una gama de tarifas que han inventado. Servicios que antes las navieras los realizaban gratis la concesionaria los está cobrando. El acoderamiento de los barcos lo cobran en exceso.

AEBE analizó doce rubros de embarque directo, paletizado y contenerizado. La transferencia directa de carga al buque sube 107 %; el porteo desde las bodegas 87 %; el servicio de paletizado recibido en bodega crece 79 %.

– Yilport ha traído ya una grúa para “agilizar el trabajo”.

– Quieren que el único usuario, que es el bananero, sea el que pague todas las inversiones que ellos hagan y hasta la fecha han hecho pocas. Han traído grúas viejas de dos puertos que tienen en cualquier parte del mundo; no han hecho el dragado, no han hecho instalaciones, no han hecho mejoras. Absolutamente nada. No han ampliado el muelle ni arreglado el que se hizo y que estaba mal.

– El Gobierno ha llamado al diálogo por este asunto.

– El 18 de octubre me recibió el señor presidente de la República, Lenín Moreno, y donde estuvo también el alcalde de Machala, Carlos Falquez, y el concejal Salomón Fadul. Ya le mandamos la información que solicitó. En las reuniones que tuvimos con el señor ministro de Obras Públicas habíamos llegado a un consenso, pagar 17 centavos, cediendo el exportador de 13 a 15 centavos; el Gobierno asumiría dos centavos. Quedamos en que se establecía una comisión entre el Ministerio de Obras Públicas, AEBE y Yilport para tratar las tarifas de los años 2018 y 2019. Yilport quiere hablar solo de la tarifa Gate to Ship, pero son 70 las tarifas facultativas.

– ¿Ha funcionado la comisión?

– El diálogo es importante, pero las acciones lo son más; sin acciones el diálogo no tiene sentido y si la inversión de Yilport va a afectar a una provincia como El Oro, yo creo que hay que revisar esa inversión.

– ¿Revisarla?

– Creo que hay que revisar el contrato. Estoy seguro que van a salir sorpresas, como las que han salido en todos los contratos donde han participado de una u otra manera tanto el vicepresidente de la República (Jorge Glas) como Odebrecht; este contrato debe ser analizado y revisado tanto por la Superintendencia de Poder de Mercado, la Procuraduría, la Contraloría y por la misma Presidencia de la República.

– Hubo estudios, pero nadie advirtió lo que se venía.

– Los estudios fueron realizados en base a irrealidades, como que en el 2017 entraban 800 barcos cuando a duras penas van a entrar 330; hablan de que en el 2018 van a venir 1.200 portacontenedores, cifra que es completamente absurda. Creo que Yilport no fue sorprendida, porque antes de entrar debió pedir el ingreso de barcos, al menos, de los últimos cinco años.

– ¿Es posible que a la larga esa carga se movilice por Guayaquil?

– Es grave. Empresas que hoy están cargando el Puerto Bolívar, transnacionales, están anunciando que el próximo año van a cargar desde Guayaquil y que obviamente no van a comprar a los productores de El Oro, sino a Guayas y Los Ríos, con lo cual se puede quedar un volumen importante de banano, sobre todo de pequeños productores, porque los grandes tienen cómo embarcar en contenedores y traerlos a Guayaquil.

– ¿Se va a quedar rezagada El Oro?

– Muchos importadores piden 500, 400 o 1.000 cajas en ciertos puertos y estas no pueden ir en contenedores; son modalidades de pedido a los cuales tú como vendedor no puedes exigir sino cumplir. El Oro puede quedarse sin transportistas, con productores grandes nomás, sin estibadores y toda la logística de las 15 actividades. No queremos hacer paros para que nos digan que queremos hacer política. Por tanto, si no hay cambios, el contrato debe ser revisado y por último si es necesario habrá que buscar otros inversionistas que asuman de mejor manera el puerto, donde pueden ser partícipes los exportadores de esa zona, porque la mayor parte lo que hace es llegar en camiones, poner las cajas al pie del barco y treparlas con la grúa.

– A pesar de todo, ¿sigue siendo, Puerto Bolívar seguro?

– Antes lo era, ahora por manifestaciones de exportadores dicen que están siendo contaminados los contenedores; algunos exportadores serios han sido contaminados (con droga) no por ellos, sino por terceros.

– A esta afectación a la competitividad de los productores orenses se une la competencia que hacen países centroamericanos y que han hecho perder el 35 % del mercado de Estados Unidos.

– Un incremento, cualquiera que sea, afectaría la competitividad del sector orense y, lamentablemente, no se puede traer toda esa carga a Guayaquil, porque son 80 millones de cajas al año. Esa carga afectaría la carretera Guayaquil-Machala, que es a dos vías y que está en malas condiciones. Además, ocasionaría un problema logístico en los puertos de Guayaquil; no obstante, tenemos la oferta de los puertos de esta ciudad para embarcar por lo menos el 50 % del banano contenerizado (que sale en contenedores) y el 50 % al granel.