¿Ver un Madrid-Barça en Amazon?

0
490
Messi y Cristiano en un superclásico.
Messi y Cristiano en un superclásico.

Internet empieza a hacer daño en serio también a la televisión tradicional. Esto es conocido. Contaba Pablo Scarpellini hace unos días en este periódico cómo la televisión por cable está sufriendo en Estados Unidos por el auge de las plataformas de distribución de películas y series en la red como HBO o Netflix. Desde luego, es un hecho que eso de sentarse en el sofá con el mando y esperar pasivamente lo que ponen en una cadena empieza a pasar a la historia.

Nielsen ha difundido una encuesta sobre el cambio de costumbres de los estadounidenses en el consumo de televisión tradicional -por cable y en abierto- entre 2010 y 2016. El estudio segmenta a los ciudadanos por edades. Quienes tienen entre 12 y 17 años han disminuido su consumo de televisión -medido en horas mensuales- un 41%; los de 18 a 24, un 48% mientras que entre 25 y 34 años, la reducción ha sido del 39%. Sólo los mayores veían más la tele en 2016 que en 2010: un 2% más quienes tienen entre 50 y 64 años y un 16% más que los que superan esa edad. Ni que decir tiene que la propia demografía corre en contra de la televisión tal y como hoy la conocemos.

Y lo que llega. Los movimientos que se avecinan pueden hacer que lo de HBO, Netflix, Hulu y demás sea una broma. Porque los gigantes de internet están pensando en competir en serio con las cadenas por los derechos de las ligas y de los grandes eventos deportivos, tras las experiencias de Twitter, Amazon o Facebook en años pasados en la emisión de partidos de las grandes competiciones norteamericanas.

Ed Woodward, vicepresidente del Manchester United. dice que Facebook y Amazon van a pujar en la próxima subasta de los derechos en streaming de la Premier League.

En España, Facebook ya ha realizado pruebas de emisión de algunos partidos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y existe interés por parte de esa asociación de clubes por incrementar la colaboración con las plataformas de internet para, a medio plazo, «complementar» -en palabras del presidente Javier Tebas- la emisión de fútbol en la televisión.

Será cuestión de precio ver quién se lleva el gato al agua en el futuro. Hay quien dice que los derechos deportivos son tan caros que no interesan a las televisiones. Pero el hecho es que siguen pujando por ellos. Ahora van a tener un competidor más. Y la posibilidad de ver el partido de tu equipo en el móvil allí donde te pille es una ventaja.