Deller da el paso

0
648
Experiencia. Michel Deller dio en julio pasado el gran salto a la dirigencia del máximo organismo del fútbol mundial.
Experiencia. Michel Deller dio en julio pasado el gran salto a la dirigencia del máximo organismo del fútbol mundial.

Ante la crisis que atraviesa la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), que se agravó con la eliminación de la selección del Mundial 2018, comienzan a salir los primeros candidatos. Las elecciones se cumplirán en enero del 2019.

El nombre de Michel Deller, máximo dirigente del Independiente del Valle, es el primero en saltar a la palestra para sustituir a Carlos Villacís en la presidencia de la Ecuafútbol.

“Michel estaría gustoso de ser candidato para las elecciones de la FEF”, aseguró Santiago Morales, gerente del representativo de Sangolquí.

Deller, de 57 años, es un empresario quiteño exitoso. Él llegó hace 12 años al Independiente del Valle y lo transformó en una verdadera empresa. Ahora es uno de los pocos equipos del fútbol nacional sin problemas financieros.

Además, fue el gran líder del proyecto que llevó a los del Valle a sorprender al mundo futbolístico tras lograr el subcampeonato de la Copa Libertadores 2016, con apenas seis años jugando en la Serie A de Ecuador.

Michel Deller es uno de los tres latinoamericanos que integran la Comisión del Estatuto del Jugador en la FIFA. El dirigente ecuatoriano comparte en esta comisión con 21 integrantes más de 20 países de los cinco continentes.

Existen cosas positivas

Si se mide todo en base a la performance de la selección, no se puede darle un punto positivo, indudablemente ha sido un fracaso. Si es que se ven otros aspectos, existen cosas positivas. Pero el fútbol ecuatoriano debe evolucionar.

Aceptaremos el gran reto

No me interesa a título personal decir que voy a ser presidente de la Federación. Pero si tiene que ser uno de nosotros, aceptaremos el gran reto. Si le toca a otra persona, la apoyaremos. Es fundamental que haya el consenso de todos.

Un proyecto completo

Nosotros estamos convencidos de que el fútbol ecuatoriano debe evolucionar y para eso no necesitamos cambiar a una persona, hace falta un proyecto completo y que llegue al fondo de cómo exponenciamos nuestro balompié.