Richard Thaler, premio Nobel de Economía por sus estudios sobre la ‘economía del comportamiento’

0
342
Richard Thaler, recién galardonado con el premio Nobel de Economía.
Richard Thaler, recién galardonado con el premio Nobel de Economía.

Al profesor de la Universidad de Chicago Richard Thaler (Nueva Jersey, 1945), le sacó de la cama este lunes la noticia de que la Real Academia sueca de las Ciencias le había galardonado con el Premio en Ciencias Económicas 2017, en memoria de Alfred Nobel, por sus contribuciones a la ‘economía del comportamiento’.

En la ciudad del viento no eran más que las cuatro de la mañana cuando le llamaron al móvil, según contó a los medios, para comunicarle la buena nueva del premio -uno de los más prestigiosos entre los académicos-. “En el teléfono decía Suecia, así que tuve una idea de que podía ser”, detallaba el economista al explicar cómo se enteró de que era el ganador del galardón instaurado por el Banco de Suecia en 1968 y que lleva aparejado un premio de 1,1 millones de dólares (943.000 euros).

Un dinero que intentará gastarse “tan irracionalmente como sea posible”, según dijo en la primera rueda de prensa del día con los medios de Estocolmo (Suecia), siguiendo su teoría de que lo racional no siempre prima a la hora de tomar decisiones.

Antes de sus primeras apariciones en público, Thaler no dudó en ponerse una camiseta con el mensaje ‘Quasi racional’ en alusión a su primer libro ‘Quasi racional Economics’, que publicó en 1991. En él presentaba su teoría sobre las deficiencias del enfoque económico tradicional -que supone que los seres humanos actúan racionalmente en su propio intereses- porque no tiene en cuenta los factores mentales que “colorean los juicios y decisiones humanas”.

Al dar a conocer el fallo, el Real Academia sueca de las Ciencias, distinguía la labor de Thaler en la construcción de “un puente entre los análisis económicos y psicológicos de la toma de decisiones de los individuos”. El profesor, subrayaba el comité del Premio Nobel, ha demostrado que actitudes humanas como ” la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol” afectan a la toma de decisiones individuales en materia económica y, por ende, al mercado.

Bien entrada la mañana en EE.UU, rodeado de colegas y estudiantes en la escuela de negocios de la Universidad Chicago, el economista retomó la “pregunta tonta” sobre qué hará con el premio de casi un millón de euros para dar una respuesta más sosegada y recuperar su enfoque económico. “Creo en algo llamado contabilidad mental, que es precisamente no poner etiquetas al dinero”, precisó el profesor, antes de señalar que “con lo que quede” (como economista debió de pensar en los impuestos) espera divertirse, que es lo que hace normalmente cuando gasta dinero. En conversación con la AP, Thaler se puso más serio y explicó que destinará parte del premio a “causas para los más necesitados”.

En su intervención en la universidad de Chicago, donde ha estado los últimos 22 años, el profesor de economía del comportamiento también tuvo agradecimientos para los “muchos, muchos coautores” con los que ha trabajado en su larga carrera. Especial mención tuvo para Cass R Sustein con el que escribió el libro ‘Nudge, mejorando decisiones sobre salud, riqueza y felicidad’, publicado por primera vez en 2008. En este texto, que se convirtió en uno de los libros más vendidos, los autores exponían como los seres humanos eran propensos a cometer errores en su vida diaria. También introducían la figura de los ‘arquitectos de la elección’ que con sus ‘nudges (o pequeños empujoncitos) podían compensar los errores.

Thaler, de 72 años, demostró su sentido del humor durante el breve discurso de agradecimiento que pronunció en la universidad y en el turno de preguntas. El premio Nobel, dijo, “compensa la desilusión de no haber ganado un Oscar hace dos años”. Se refería al cameo que hizo con Selena Gomez en 2015 en la película ‘La Gran Apuesta’ sobre la crisis económica mundial en 2015.

Para la Real Academia sueca, los hallazgos de Thaler han tenido un “profundo impacto en muchas áreas de investigación económica”. Con el premio bajo el brazo, el profesor aseguraba sentirse feliz después de “un largo viaje”. Y en todo este tiempo, destacó, su mantra ha sido uno: Si quieres que la gente haga algo, hazlo fácil”.