El crustáceo se despide de las mesas ecuatorianas

0
652

Por motivo de la muda de caparazón, desde el día de ayer 15 de septiembre regirá a escala nacional la veda del cangrejo rojo, tiempo en el cual está prohibida su captura y comercialización.

Este crustáceo, al mudar su caparazón expulsa sustancias no aptas para el consumo humano, quien lo haga podría verse afectado por infecciones estomacales. Otro objetivo de esta decisión es preservar la especie, permitiendo que los animales se reproduzcan.

Alejandro Vera, vendedor de cangrejo en las calles Guayas entre Kléber Franco y Boyacá, manifestó que durante este tiempo, optan por comercializar otros productos del mar como jaibas, camarón, concha, pescado, “evidentemente disminuyen los ingresos económicos pero tenemos que ver la forma de subsistir”, expresó. Dijo que no está de acuerdo con la veda que se establece a inicios de año, porque no es justificable, perjudicando a las personas que se dedican a esta actividad.

Por su parte, Javier Chalén declaró que económicamente este periodo les afecta negativamente, porque este crustáceo tiene alta demanda durante todo el año, “tenemos que recurrir a otros negocios con menos ganancias”, mencionó.

Argentina Monserrate, explicó que con antelación se preparó para afrontar la temporada de veda, porque es una fecha determinada por las autoridades para asegurar la reproducción y crecimiento de la especie, “todos los años tenemos que respetar esta disposición”, anunció.

Las personas que no cumplan con lo dispuesto serán sancionados según la Ley de Pesca y Desarrollo Pesquero, con una multa que puede ir desde los dos a diez salarios básicos.

Diario El Correo