El móvil chino OPPO R9s impacta al iPHONE

0
487

Estéticamente no es más que un móvil común, en lo superficial no es tan llamativo, sin embargo es el móvil más vendido del mundo durante el primer trimestre de este año. Según los datos de Strategy Analytics, entre enero y marzo se vendieron 8,9 millones de unidades, lo cual le otorga una cuota de mercado del 2,5% a nivel global y la medalla de bronce del ranking mundial.

l R9s solo le han superado el iPhone 7 (21,5 millones de unidades y 6,1% de cuota de mercado) y el iPhone 7 Plus (17,4 millones y 4,9%). Por si fuese poco, el terminal de OPPO se encuentra a una distancia considerable del siguiente clasificado, el Samsung Galaxy J3, que vendió 2,8 millones de unidades menos. Así, las cifras confirman a la marca china como uno de los grandes fabricantes mundiales —el cuarto o quinto según quién dé las cifras—, algo que ya se atisbó cuando el año pasado el predecesor R9 se convirtió en el móvil más vendido del gigante asiático. Es, sin duda, una gesta heroica para un smartphone que genera la mayor parte de sus ventas en solo dos mercados: China e India.

Pero, ¿qué tiene el OPPO R9s para encandilar al público tanto como el predecesor al que se parece mucho?

El terminal de OPPO funciona a la perfección y, aunque no destaca en ningún apartado, es notable en todos. Comenzando por el diseño, anodino pero estilizado y con acabados sobresalientes que le dan un aspecto ‘premium’, cuenta con un procesador potente (el Qualcomm Snapdragon 625 con ocho núcleos que funcionan a una frecuencia máxima de 2.0 Ghz) acompañado de 4GB de memoria RAM —más que suficiente para todos los usuarios—, y monta una excelente pantalla de 5,5 pulgadas con resolución FHD y uno de los mejores pares de cámaras del mercado.

El OPPO es el teléfono chino más vendido del mundo y actualmente se encarama al tercer puesto del ranking global.

El País