Un repaso por la historia cuenta como fue la capital del Imperio bizantino

0
1291

Bizancio fue fundada en la orilla europea del Bósforo en el año 667 a. C. por colonos griegos de Megara, a lo largo de un golfo profundo y resguardado.

En el siglo V a. C. fue ocupada y destruida por los persas. El espartano Pausanias comenzaría su reconstrucción  en 479 a. C. En 409 a. C pasó a manos de los atenienses hasta 405 a. C., en que, de nuevo,  fueron expulsados por los espartanos.

Durante el reinado de Alejandro Magno perteneció a los macedonios y, hasta el año 729 a. C fue relativamente independiente. En 191 a. C fue reconocida por Roma como ciudad libre, aunque en el año 100 a. C. pasó a formar parte de la República de Roma.

Constantino I el Grande comenzó a dirigir la nueva Roma en el año 324 y, en 330, fue consagrada bajo el nombre de Constantinopla- ciudad de Constantino, convirtiéndose en la capital del imperio romano de Oriente, que pasaría a conocerse como Imperio bizantino.

Para sus habitantes fue siempre una capital romana. Construida sobre siete colinas, a imagen de Roma, y dividida en 14 regiones. Debido a su posición estratégica entre Europa y Asia, Constantinopla controlaba la ruta entre estos dos continentes y el paso del mar Mediterráneo al mar Negro, lo que motivo que por siglos fuese la gran urbe europea medieval, mientras que la parte occidental del Imperio romano entraba en una profunda crisis política, económica, comercial y demográfica.