San Blas y La Tola generan un “boom” turístico en la capital

0
445

Amalie Gudum y Thilde Ellemose, dos turistas de Dinamarca, visitaron Quito la semana pasada. Ellas son oriundas del puerto de Aalborg e hicieron un recorrido por el Mercado Central, compartieron con los vecinos de La Tola y se hospedaron en un hostal de las calles Pedro Fermín Cevallos y Olmedo, frente al coliseo Julio César Hidalgo.

Al igual que las dos jóvenes de 21 y 22 años, muchos turistas extranjeros optan por hostales ubicados en los barrios San Blas y La Tola, ya que desde 2008 se han creado 63 negocios turísticos allí, de ellos ocho hostales desde 2016. Esta suerte de ‘boom’ turístico en el sector tuvo su génesis con los hostales Secret Garden y Colonial House, que se enfocaron en ofrecer hospedaje a extranjeros en un segmento de bajo costo.

En promedio, los ­visitantes pueden encontrar habitaciones compartidas desde USD 12 por noche. Marco Fiallo, un emprendedor nacido en EE.UU., de padres ecuatorianos, decidió en el 2012 remodelar la casa de sus progenitores y convertirla en el Community Hostel.

Marco vio el gran potencial del sector y apostó por un hostal que ofreciera una experiencia comunitaria para mochileros en una zona considerada conflictiva. “Yo estudié Gastronomía y quería mostrar a los visitantes nuestra cultura”. El Community Hostel tiene una tasa de ocupación anual del 90% y recibe cada mes un promedio de 800 turistas de todas partes del mundo.

Este aumento del flujo turístico dio la pauta para que se abran nuevos negocios en el sector. El Café San Blas, La Oficina, la Cervecería Bandido Brewing o el bar Sereno Moreno son algunos ejemplos de emprendimientos orientados a los mochileros y extranjeros

El Comercio