Entre el 39 y el 49% de la venta de un vehículo corresponde a tributos

0
274

Un vehículo está gravado con cinco tributos en el país. El bien está sujeto a impuestos y aranceles desde que ingresa al país hasta su compraventa en una concesionaria.

Entre el 39 y el 49% del precio de venta de un vehículo que se comercializa en el país corresponde a tributos, de acuerdo con datos de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

Uno de los primeros impuestos que pagan los importadores es el arancel a las mercancías conocido como ‘ad valórem’, que es del 35 y 40% sobre el precio CIF (incluye costo de mercancía, flete y seguro) de acuerdo al tipo de auto.

Luego está el Fondo de Desarrollo para la Infancia (Fodinfa), que es del 0,5% sobre el precio CIF. Los vehículos también están gravados con el impuesto a la salida de divisas (ISD), cuyo trámite y pago se debe cumplir el mismo día de la nacionalización.

Después viene el llamado el impuesto a los consumos especiales (ICE) que oscila entre el 5 y 35%, según el precio del automotor. Y, finalmente, pagan el 14% del impuesto al valor agregado (IVA).

Toda esta carga tributaria incide en los precios de venta de los vehículos, que aumentan de acuerdo al modelo y al valor del automotor.

El Comercio