Aeropuerto José Joaquín de Olmedo atraviesa dificultades

0
1303

Los administradores del aeropuerto de Guayaquil, José Joaquín de Olmedo, alistan maletas. En octubre deberán viajar a África para recibir los premios que destacan a esta terminal aérea como una de las mejores a nivel mundial; sin embargo, es un logro que este año deja pocas satisfacciones.

En este 2017, el abanico de ofertas de vuelos directos de la terminal se redujo, tras el anuncio de Tame e Iberia de poner fin a las rutas que operaban desde Guayaquil hacia destinos locales e internacionales (la primera suspendió sus rutas hacia Cuenca, Latacunga, Nueva York y Lima, mientras que la segunda lo hizo con Madrid). Una situación que, junto a una lenta recuperación de pasajeros (tanto nacionales como extranjeros), preocupa a los administradores de esta terminal.

El año pasado, el aeropuerto guayaquileño registró un movimiento de 3’749.467 pasajeros, 83.733 más que el año previo, pero 225.283 menos usuarios si se lo compara con el flujo registrado hace dos años. Ángel Córdova, gerente de la Terminal Aeroportuaria de Guayaquil (Tagsa), explica que esto se viene dando porque algunas aerolíneas y pasajeros han empezado a ver a la ciudad como un lugar poco atractivo. “Es importante primero comprender que los aeropuertos no son un destino, los destinos son los países y ciudades. Entonces, las aerolíneas y las personas van hacia los países o ciudades que son polos de atracción” y, en ese sentido Guayaquil viene perdiendo cierto encanto.

En esto ha influido la recesión económica que ha restado poder adquisitivo a las personas para poder viajar, pero también la poca promoción turística y de negocios que se hace a esta ciudad.

Expreso