Golpe de agua en el agro

0
535
El invierno no solo destruye cultivos, sino que baja su rendimiento. Insectos, estrés y pérdida de la floración afectan al cacao, banano, arroz, maíz y aves.
El invierno no solo destruye cultivos, sino que baja su rendimiento. Insectos, estrés y pérdida de la floración afectan al cacao, banano, arroz, maíz y aves.

El sábado buena parte de los cultivos de Milagro, Simón Bolívar, Naranjito, Yaguachi, Jujan (Guayas) y Babahoyo (Los Ríos) amanecieron inundados y permanecieron así hasta el lunes por la mañana.

El Ministerio de Agricultura (Magap) registra 8.900 hectáreas afectadas en las provincias de la Costa. Pero esa es una cifra que dice poco del impacto en la economía de los campesinos. Solo al perderse una hectárea de maíz se echan al traste 1.200 dólares.

Y no solo las lluvias la afectan, también las plagas, que se alborotaron en esta época, sobre todo en el maíz, arroz y algo en el cacao, al que lo está atacando un nuevo gusano que deja a la planta sin su follaje y que, algunos agricultores nunca lo habían visto.

El exceso de agua conduce a las plantas a un estrés que las vuelve más susceptibles al ataque de enfermedades, provocando menos frutos. Pero también, las gotas de lluvia contribuyen a una gran caída de las flores, es decir, menos cosecha.

Hacen falta políticas estatales y sistemas de alerta temprana para identificar los potenciales problemas no solo para época lluviosa, señala la Cámara de Agricultura de la Primera Zona.

Para esta época se forma un ambiente propicio para una negativa migración de los agricultores a la ciudad, ya que al invierno hay que sumarle la falta de capital de trabajo para reponer lo dañado: las plantas sembradas y la infraestructura.

Y, hay que tener en cuenta que “es imposible recuperar las pérdidas por los daños causados por plagas y pestes”, como las que atacan al maíz y cacao. Muchos no tienen seguro.

Dependiendo la zona, cada hectárea de arroz echada a perder equivale a un capital de 1.200 dólares aproximadamente. En cacao, entre resiembra y jornales, algo parecido, porque en invierno las plantas cuestan más en los viveros.

Las provincias que registran una afectación son, según información del Magap, Guayas con 2.918 hectáreas; Los Ríos, 2.357; Manabí, 3.108; Santa Elena, 211; El Oro 292; Esmeraldas, 14 hectáreas. “La extensión afectada por la incidencia involucra a 1.997 productores”, señala la entidad.

“Mientras continúen las lluvias no se puede cuantificar las pérdidas. Los cultivos registrados están afectados, es decir, que a medida que baje el agua, se pueden recuperar”, señala el informe del Ministerio.

En Guayas algunos cultivos se recuperarán de inmediato, pues no estuvieron un tiempo elevado inundados. Eso en el caso del cacao.

Pero la papaya, que también genera ingresos importantes a los campesinos, tiene daños irreparables cuando se inunda. Basta que el agua llegue al tallo por un día completo para que se muera la planta.

Se han reportado, a nivel nacional, para este ciclo por efectos biológicos como plagas y enfermedades incontrolables, 10.460 siniestros. Estos representan 41.533,02 hectáreas afectadas, pero con seguro, en Ecuador.

 

Fuente: Diario Expreso