Las exportaciones, sin pista

0
593
El cobro de 20.000 dólares para los vuelos de carga chárter, en aeropuertos concesionados, pone en peligro la venta de flores. Autoridades analizan el tema.
El cobro de 20.000 dólares para los vuelos de carga chárter, en aeropuertos concesionados, pone en peligro la venta de flores. Autoridades analizan el tema.

El ‘timing’ no podía ser peor. El Gobierno cambió las reglas de juego para las aerolíneas de carga a seis días de que el 9 % de las exportaciones ecuatorianas de flores se envíen a Rusia. ¿El resultado? Una pérdida inmediata de mercado y competitividad, según empresarios.

El acuerdo ministerial 002 del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, emitido el 9 de febrero, fija tasas diferenciadas para los vuelos chárter de carga que lleguen a Quito o Guayaquil y los que aterricen en aeropuertos administrados por la Dirección General de Aviación Civil. En los primeros, el cobro será de 20.000 dólares mientras que, en los dirigidos por el ente estatal, se pagará 400 dólares. 19.600 dólares de diferencia por vuelo.

Alejandro Martínez, presidente de Expoflores, cree que el acuerdo ministerial llega en el peor momento y tendrá repercusiones aún más negativas. Según dijo a EXPRESO, el 8 de marzo se celebra el Día de la Mujer Rusa, una fecha que representa la exportación de cerca de 500.000 toneladas métricas de flores. Es decir, cerca del 9 % de las ventas totales del sector. Los acuerdos ya fueron cerrados, los embarques están dispuestos y la logística está pensada desde Quito. La nueva tasa de 20.000 dólares incrementaría hasta en 30 centavos, dijo el empresario, el precio de cada kilogramo de flores. Ese aumento, según datos de Expoflores, dejaría fuera del mercado a la rosa ecuatoriana.

Martínez, ante la situación, solicitó una reunión con los ministros involucrados para frenar la decisión. Según adelantó a este Diario, el ministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, está en contra de la medida porque se pone “en serio peligro a la actividad florícola”.

Las críticas a la decisión gubernamental también llegaron desde Quiport, concesionaria del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, de Quito. Sus representantes explicaron que “cambiar las reglas del juego de esta forma puede ocasionar que los vuelos chárter dejen de operar en el país, trayendo consecuencias funestas no solo al aeropuerto, sino a la ciudad y al Ecuador”.

Quiport agrega que los aeropuertos concesionados, en general, se verán afectados porque se atenta contra la “libre competencia entre los prestadores de servicios aeroportuarios”. Para la empresa se está beneficiando a las pistas controladas por el Estado.

Los consultados coinciden en que ese no es el mecanismo adecuado para potenciar a un aeropuerto local. La Prefectura de Cotopaxi, sin embargo, ve con buenos ojos la medida que permitirá mejorar el tránsito a través de la terminal aérea en la que se invirtió cerca de 37 millones de dólares.

 

Fuente: Diario Expreso