El invierno llegó pero aún hace falta dinero

0
345
Cacao. La variedad CCN-51, que logra alta productividad, es la que más se está sembrando en Ecuador. Con lluvias es más propicio hacerlo. (Guillermo Lizarzaburo / Expreso)
Cacao. La variedad CCN-51, que logra alta productividad, es la que más se está sembrando en Ecuador. Con lluvias es más propicio hacerlo. (Guillermo Lizarzaburo / Expreso)

Cayeron ya las primeras lluvias prolongadas en parte de la Costa de Ecuador, lo que motiva a los agricultores de las zonas altas.

Los cacaoteros, arroceros y maiceros, principalmente, tienen de qué alegrarse. El invierno supone la reducción del gasto en riego, que se había vuelto ya un problema debido a la poca cantidad de agua que quedaba en los pozos y que amenazaba la productividad.

Quienes recién quieren sembrar sus tierras apuraron la compra de plantas, que subieron en algunos casos de 0,53 a 0,58 dólares cada una puesta en la finca. Con humedad el trasplante es más eficiente.

“La humedad es importante, pero también la fertilización y el drenaje de las aguas”, señala Víctor Haón, que tiene una plantación de la pepa de oro en Valencia, usando productos con base a humus de lombriz.

En zonas secas de Guayas el agua hace propicia la fertilización del cacao y, por lo tanto, el aumento de la productividad.

Aunque el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz Amarillo, César Herrera, señala que todavía no hay la humedad suficiente en las zonas más altas, como Ventanas, Mocache o Quevedo, en parte del Guayas los campesinos comenzaron a preparar el terreno para la siembra, aunque la mayoría aún necesita capital para la compra de la semilla y de los insumos.

“Tiene que haber al menos 100 milímetros de humedad”, dice Herrera Santos, quien habla de un plan con una empresa para financiar, junto con Banco Pichincha, créditos por 1.000 dólares por hectárea. Están calificados 1.400 maiceros.

El gerente de Ecuaquímica, Serapio Arana, señaló a Diario EXPRESO hace dos semanas que es necesario aprovechar las tres primeras lluvias para sembrar el maíz y lograr una buena germinación.

“Si hay el financiamiento la producción de este año será buena”, dice, tras asegurar que de su lado también se han aprobado algunas líneas con dos bancos locales y una cooperativa. Los kits están listos para ser entregados.

Los productores esperan que la banca pública agilice la entrega de créditos, pues es urgente empezar a poner las semillas en el campo.

Se espera que para las próximas semanas las lluvias sean el soporte para las nuevas siembras de maíz, pero la Cámara de Agricultura de la Segunda Zona cree que todavía no hay el crédito suficiente y oportuno.

En la parte baja de la provincia de Los Ríos es importante la lluvia, ya que los terrenos deben quedar con agua suficiente para las siembras de arroz “de salidas de agua”, es decir, la de verano. En las zonas altas, aunque la superficie es menos, también esperan con ansias una mayor prolongación de la temporada de lluvias.

Fuente: Diario Expreso