Rusia localiza la caja negra del avión Tu-154

0
603
Equipos de rescate durante la recuperación del avión Tu-154 que se estrelló en el Mar Negro. (Reuters-EFE)
Equipos de rescate durante la recuperación del avión Tu-154 que se estrelló en el Mar Negro. (Reuters-EFE)

El primer examen de la “caja negra” del Tu-154 militar ruso que se estrelló el domingo con 92 personas a bordo en aguas del Mar Negro apunta a un fallo de pilotaje como la causa más probable del siniestro, según declaró a Interfax una fuente próxima a la investigación.

“Ha concluido el análisis preliminar del registrador de vuelo. Este permite concluir que es prioritaria la versión sobre el fallo en el pilotaje como causa del siniestro”, aseguró el interlocutor de Interfax.

Al mismo tiempo, otra fuente consultada por la agencia rusa explicó que, “según datos preliminares, fallaron los flaps” de las alas del avión y, como resultado del fallo, el aparato “se derrumbó al perderse la fuerza elevadora, a una velocidad insuficiente para ascender”.

Expertos consultados por el prestigioso diario ‘Kommersant’ también apuntaron a un fallo de pilotaje como la causa más probable de la tragedia.

Fuentes próximas a la investigación han señalado a medios rusos que ni entre los restos del avión ni tampoco en los cadáveres rescatados del agua se ha encontrado material explosivo.

Por ahora, los investigadores manejan multitud de posibilidades para explicar la tragedia, que van desde el impacto de algún objeto en las turbinas o un combustible de mala calidad que pudiera provocar un fallo en los motores, hasta un error de pilotaje o el mal estado técnico de la aeronave.

Mientras, no se ha confirmado de momento el hallazgo de las otras dos ‘cajas negras’, entre ellas la que recoge las conversaciones de los pilotos, aunque según los expertos esta suele ayudar poco en la investigación de los accidentes aéreos.

El testimonio de un guardia de fronteras ruso que vio la caída del Tu-154 apunta a un fallo humano como una de las causas probables, según una información revelada por el diario ‘Kommersant’.

Dos días después del trágico accidente y pese al espectacular despliegue para la operación de rescate, el operativo ruso solo ha recuperado de las aguas del Mar Negro los cadáveres de 13 de las 92 víctimas, aunque también se han hallado al menos 160 fragmentos de cuerpos.

Sokolov confirmó que el aparato se partió en varios fragmentos, por lo que no cabe hablar de la posibilidad de localizar el fuselaje del Tu-154 y esperar encontrar allí la mayoría de los cuerpos.

Hasta ahora, los buzos han izado a la superficie varios fragmentos de envergadura, incluidas partes del fuselaje, la cola, los motores y el tren de aterrizaje del aparato.

Frente a las costas de la ciudad de Sochi, balneario en el Mar Negro, continúa el operativo de rescate integrado por más de 3.600 personas, entre ellas casi 200 buzos, 45 embarcaciones, 12 aviones, 5 helicópteros y varios batiscafos.

El T-154 del Ministerio de Defensa ruso, que procedía de Moscú, se estrelló minutos después de despegar del aeropuerto de Sochi, donde había hecho escala para repostar combustible.

A bordo de la aeronave siniestrada, además de sus ocho tripulantes, viajaban 64 miembros de la agrupación de coro y danza Alexándrov del Ejército ruso, nueve periodistas, ocho militares, ocho tripulantes, dos funcionarios y la famosa doctora Elizaveta Glinka, presidenta de una fundación humanitaria.

Fuente: Diario Expreso