El inicio del cambio

0
585
Casa Blanca. El presidente Barack Obama saluda con el mandatario electo Donald Trump en su primera reunión de planificación de la transición. (JIM WATSON/ AFP)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su sucesor electo, Donald Trump, dejaron de lado las asperezas de la campaña electoral y ayer tuvieron una “excelente conversación” para dar partida al proceso de transición al nuevo gobierno.

“Tuve una excelente conversación con el presidente electo Trump”, dijo Obama luego de un histórico encuentro en el Salón Oval de la Casa Blanca, lugar símbolo del poder presidencial estadounidense.

“Abordamos la política exterior y la interna”, refirió Obama, al señalar que también se tocaron aspectos organizativos.

Obama señaló que su prioridad “número uno en los próximos meses es tratar de facilitar la transición que asegure que nuestro presidente electo sea exitoso”.

Por su parte, Trump -quien en la campaña había definido a Obama como “el presidente más ignorante de la historia”- dijo sentirse “honrado” con el encuentro y se declaró abierto a recibir consejos de Obama.

Obama ya dio instrucciones a su equipo para que garantice una transición tranquila del poder al nuevo gobierno. Trump deberá asumir formalmente el mando el 20 de enero.

El actual y el futuro mandatario inclusive se permitieron ayer una rápida broma cuando el grupo de periodistas comenzó a lanzar preguntas dentro del Salón.

Obama tomó a Trump por el brazo y le dijo: “Aquí tienes una buena regla: nunca respondas preguntas cuando ellos comienzan a gritar”.

En tanto, lejos de la prensa, la primera dama Michelle Obama recibió a Melania Trump en la residencia presidencial.

La agenda de Trump en Washington incluía una reunión con el presidente del Senado, Mitch McConnell y el presidente de la Cámara de Representantes, Paúl Ryan, en el Capitolio en Washingtonpara planificar el comienzo de su mandato que tiene como prioridad la salud, la inmigración y el empleo

“Tenemos mucho por hacer. Vamos a trabajar muy duro sobre la inmigración, la salud y pensamos en el empleo, sobre todo en el empleo”, dijo Trump.

Como parte del inicio del proceso de transición del poder en Washington, el equipo de asesores de Trump ya comenzó a discutir los nombres de su gabinete de gobierno.

El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gringrich es uno de los nombres que se maneja para asumir el departamento de Estado, así como el del legislador Bob Corker, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

El senador Jeff Sessions, integrante de la comisión de las Fuerzas Armadas en esa cámara, es mencionado como posible secretario de Defensa.

En el área económica, analistas mencionan al banquero Carl Icahn así como Steve Mnuchin, ex alto funcionario de Goldman Sachs.

Con la elección del martes, los republicanos mantuvieron el control de las dos cámaras del Congreso, lo que asegura a Trump un gobierno sin mayores tropiezos ni la necesidad de negociar constantemente con el partido Demócrata.

Además, Trump tendrá en sus manos la nominación del juez faltante en la Corte Suprema, una decisión que garantizará una mayoría de línea conservadora en la máxima instancia judicial del país.

Con la Casa Blanca y el Legislativo en sus manos, los republicanos tendrán el poder para deshacer las reformas de Obama, en particular su controvertido programa de asistencia sanitaria conocido como “Obamacare”.

Fuente: Diario Expreso