Invertir en Bolsa de Valores: ¿Puedo hacerlo? ¿Cómo? ¿Qué gano?

0
757
Cualquier persona puede convertirse en inversionista de una compañía sin necesitar de grandes sumas de dinero. No existen máximos ni mínimos de inversión. AFP.

Cuando se tiene un dinero en mano, una de las principales preguntas que salta es «¿cómo lo hago rendir?», sobre todo en épocas de crisis. Invertir en un negocio puede ser una opción. Otra es invertir ese dinero en bolsa de valores. ¿Pero puede una persona natural hacerlo? ¿Cómo? ¿Cuál es la rentabilidad?

Contestando a la primera pregunta, cualquier persona puede convertirse en inversionista de una compañía sin necesitar de grandes sumas de dinero. No existen máximos ni mínimos de inversión. Sin embargo, la Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG) recomienda iniciar con $ 500 o $ 1.000.

¿Cómo invierto en la bolsa?

El interesado en invertir en la bolsa necesariamente debe acudir a una casa de valores, cuya función principal es actuar como intermediario de valores, es decir, realiza la compra-venta de títulos por cuenta de sus clientes o en base a su propio capital. En Guayaquil están registradas 19 casas de valores que constan en la página web del BVG.

Una vez elegida una casa de valores, ahí un operador lo asesorará sobre las opciones para invertir, que dependerán del capital que disponga y de los títulos que estén en venta en el mercado. El operador le explicará cuál es la rentabilidad que le ofrece cada compañía por cada acción.

Aquí el cliente podrá invertir su dinero en alguna de las dos modalidades: renta fija o renta variable.

Renta fija. Es un tipo de inversión formada por todos los activos financieros en los que el emisor está obligado a realizar pagos en una cantidad y en un periodo de tiempo establecido. Aquí el emisor garantiza la devolución del capital invertido y una cierta rentabilidad (pago de interés).

El inversionista no tiene la posibilidad de cobrar el valor de su inversión anticipadamente, pero lo que puede hacer es venderlo a través del mercado secundario.

Renta variable. Es invertir en acciones o en valores de participación. En cualquiera de ellas obtiene un rendimiento al final del año fiscal producto de lo que las empresas decidan qué hacer con la utilidad y cómo distribuirla. Las empresas o sus accionistas pueden tomar la decisión de distribuir un porcentaje total en cualquiera de estos casos:

Dividendos en efectivo. Significa darle un valor a prorrata* de cada uno de los accionistas. Le generará un rendimiento en acción de lo que ellos han invertido.

– Dividendos en acciones. Es un forma de retribución a los accionistas mediante la entrega de nuevas acciones de la misma empresa. Es un sistema alternativo al dividendo en efectivo. La empresa puede resolver pagar una parte en efectivo y la otra en acciones.

¿Qué gano?

Casi todo en la vida conlleva un riesgo. Invertir tiene como riesgo perder parte del capital, lo que ocurre en casos como que la empresa en la que se haya invertido no generó utilidades en un año fiscal.

Por esta temor, hay inversionistas que quieren tener un bajo nivel de riesgo, es decir, estar seguros de que el dinero les será devuelto y les pagarán intereses. No obstante, ese rendimiento será bajo, no podrá ser alto. Esta relación «rendimiento-riesgo» es directamente proporcional: a mayor riesgo, mayor rendimiento; a menor riesgo, menor rendimiento.

Pero también hay inversionistas que apuestan a un riesgo alto; en esos casos se tendrá una tasa de retorno más alto.

Es el inversionista quien decide cómo apostar su dinero. Pero para entenderlo mejor, se explica esta inversión con los siguientes ejemplos de acuerdo con las dos modalidades mencionadas anteriormente:

– Renta fija: Si invierte $ 5.000 en renta fija, a 4 o 5 años y para obtener un rendimiento cada 90 días, al 8%, ganará $ 100 cada trimestre.

Renta variable: Si la persona ha invertido $ 5.000 en acciones y la empresa ha generado una rentabilidad de un 10%, eso significa que la persona habría ganado $ 500 durante todo ese año. Aquí la empresa puede resolver pagar el 100% en efectivo o repartir un dividendo en acciones. Si es la primera opción, el inversionista recibirá el rubro total en efectivo, pero si es la segunda, una parte del pago será en efectivo y la otra parte en acciones. Hay casos en que las empresas resuelven reinvertir las utilidades por tema estratégico y habrá que esperar otro año fiscal. Ante esta última opción, habrá que revisar si la rentabilidad fue positiva, igual o, en el peor de los casos, negativa.

Las casas de valores realizan negociaciones de compra y venta de valores, como acciones de empresas y bonos públicos y privados. Entre las principales alternativas de inversión están la compra de acciones, obligaciones, papeles comerciales y titularizaciones, que emiten empresas solventes y reconocidas en el mercado.

¿Dónde puedo aprender más del tema?

La BVG ofrece varios cursos de capacitación en el tema de inversiones. Entre esos, ‘Introducción al Mercado de Valores’ y ‘Juego Bursátil’, de tres horas semanales. (I)

Términos:
Prorrata: Es la cuota o porción que debe pagar, o toca recibir, a cada uno de los participantes en un reparto, no igualitario, sino relativo, que está sujeto a determinados cálculos, referentes o reglas proporcionales, con las cuales se alcanza justicia distributiva.

Asesoría:
Xavier Neira Salazar, presidente casa de valores Citadel.
Rodolfo Kronfle Akel, presidente de la Bolsa de Valores de Guayaquil.

Fuente: El Universo