El Ejecutivo propondrá a los directores del Issfa e Isspol

0
504
Sesión. El asambleísta Paco Fierro (PSP) discute con Bayron Valle (AP), porque no le dejaron intervenir. (HAMILTON LÓPEZ / Expreso)

La nueva estructura está delineada. La reforma a la ley de Seguridad Social de las FF. AA. y la Policía está lista para el debate en la Asamblea. El tema será tratado la próxima semana.

La tarde de ayer, ocho asambleístas de la Comisión de Derechos de los Trabajadores aprobaron el informe. El documento hace importantes cambios al texto enviado desde el Ejecutivo que quería modificar el régimen de pensiones.

Según el legislador Fausto Cayambe, los últimos ‘ajustes’ giran alrededor de tres temas: fortalecimiento institucional; definiciones de las prestaciones previsionales y un régimen de transición.

Así, los asambleístas plantean un cambio en la integración de los consejos directivos del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) y de la Policía (Isspol). La idea es que estas instancias sean presididas por los ministros de Defensa y del Interior, respectivamente. Ellos tendrán voto dirimente.

En el Issfa, los demás integrantes serán un delegado del Comando Conjunto, un delegado por cada comandante de fuerzas, y dos representantes de los militares en servicio pasivo.

Pero, además, los directores de esas entidades serán designados de ternas propuestas por los ministros. “No es posible que un general, teniendo una actividad específica, asuma también la labor de la seguridad social”, dijo Cayambe.

¿Otro cambio? Las prestaciones. En el informe para el segundo debate, se sube de 20 a 25 años los aportes de los militares y policías a la seguridad social. Se aplicará a quienes ingresen a la Policía y a las Fuerzas Armadas a partir de la promulgación de las reformas.

Para quienes, al momento, son parte del sistema se mantendrá el tiempo de aporte: 20 años, dijo el oficialista.

Además, se incorpora el retiro por invalidez parcial o total. Se crea un seguro de vida único, para policías y militares, en todos sus rangos, por 50.000 dólares. Y se establece un bono de desvinculación que será de 53.100 dólares.

Como había planteado el Ejecutivo, el régimen de pensiones tendrá nuevas reglas. La primera, el techo se incrementará, anualmente, en función de la inflación.

La segunda, el aporte a la seguridad social para los uniformados será del 11,45 % y no del 23 %, como es ahora. Este nuevo porcentaje regirá para los nuevos integrantes.

Se establece, sin embargo, una salvedad. Los soldados y cabos segundos, los subtenientes y tenientes podrán acogerse al nuevo aporte, voluntariamente y la diferencia (11,55 %) irá al salario mensual.

¿Se esperan más cambios? Cayambe cree que sí. El oficialismo aún quiere debatir las atribuciones de los Consejos Directivos.

Fuente: Diario Expreso