Al menos cuatro muertos deja huracán Matthew en Estados Unidos

0
498
Imagen del Lago Monroe en el centro de Sanford, Florida, que sufre los embates del huracán Matthew. AP

La furia del huracán Matthew se comenzaba a sentir la tarde del viernes en la costa centro-este de Florida, donde las riberas del río St. Johns estaban inundadas y el agua del mar fluía en las calles de la ciudad colonial de St. Augustine.

Al filo de la tarde se reportaron cuatro muertes relacionadas con la tormenta. Al menos dos por falta de atención médica debido a que sufrieron ataques cardiacos. Otra mujer murió por la caída de un árbol cuando salió a su patio a alimentar a sus animales.

Las autopistas y calles estaban desiertas, las tiendas cerradas y no se veía un alma en la intemperie. Algunas áreas costeras estaban bajo toque de queda y la visibilidad para conducir era de unos metros, antes de convertirse en una densa pantalla blanca.

Los vientos, que soplaban a 96 Km/h a medida que el ojo de Matthew se avecinaba a Jacksonville, ya había arrancado algunas árboles, ramas y carteles y causaba cortes de electricidad.

Las calles de la pintoresca ciudad costera de St. Augustine, la más antigua de Florida fundada por los españoles en el siglo XVI, estaban inundadas por la crecida del mar.

Las playas estaban cerradas, no sólo para nadadores o surfistas sino además para los rescatistas, luego de que las autoridades insistieran en que todo el que permanezca en zonas de evacuación estará «por su cuenta».

Los equipos de rescate no atenderán llamadas de emergencia en las zonas de evacuación obligatoria -en las costas y riberas- hasta que su acceso no sea seguro.

Tras el mediodía, más de un millón de personas sin energía eléctrica en Florida tras paso de huracán Matthew por la costa este del estado.

Albergues

Dos millones de personas en el sureste del estado recibieron avisos para trasladarse al interior a medida que la tormenta más potente en el Atlántico en más de una década avanza hacia Florida. Matthew dejó más de 280 muertos a su paso por el Caribe.

“Esta tormenta es un monstruo“, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, mientras comenzaban a sentirse los efectos de Matthew.

El número de viviendas y negocios sin electricidad subía a medida que el borde de la tormenta se acerca a la costa. Más de 300.000 personas estaban a oscuras en la madrugada del viernes.

Vero Beach, a medio camino entre West Palm Beach y Cabo Cañaveral, fue una de las primeras zonas en sufrir los efectos de los vientos, el fuerte oleaje y las, por ahora, cortas ráfagas de lluvia.

En su avance hacia el norte, el jueves en la noche Matthew estaba a unos 160 kilómetros (100 millas) o más de South Florida. Esto supone que los 4,4 millones de habitantes en las áreas de Miami y Fort Lauderdale evitaron los peores efectos del meteoro.

Se espera que el huracán toque tierra — o se acerque peligrosamente a hacerlo — de madrugada al norte del condado Palm Beach y luego avanzaría en dirección norte las siguientes 12 horas a lo largo del corredor de la carretera interestatal 95, pasando por Cabo Cañaveral y Jacksonville, según el Centro Nacional de Huracanes. (I)

Fuente: El Universo