Primera derrota de Guardiola

0
553
El Manchester City se ha visto superado por el Tottenham. Kolarov en propia y Alli fueron los autores de los tantos. Bravo paró un penalti a Lamela.

El Manchester City es humano. Lo sugirió el Celtic el pasado miércoles y lo ratificó el Tottenham tras ganarle 2-0 con una autoridad superlativa para postularse otro año más como candidato a todo. Apenas días después de empatar ante el los escoceses en la Champions League, el equipo de Pep Guardiola sufrió su primera derrota en la Premier League para poner fin a un inicio perfecto (seis victorias en seis partidos) y dejar la parte alta de la tabla en un puño, con los Spurs a sólo un punto de distancia y el Liverpool a dos.

Pochettino ganó la partida de ajedrez a Guardiola con la introducción de Son como falso nueve para cubrir la baja de Harry Kane. Pep, por su parte, sustituyó la clase del lesionado De Bruyne por el músculo de Fernando para formar doble pivote con Fernandinho en un regreso a los tiempos de Pellegrini. El resultado fue el mismo que hizo al chileno claudicar contra los Spurs la pasada temporada tanto en White Hart Lane (4-1) como en el Etihad Stadium (2-1).

El extécnico del Espanyol ha construido al Norte de Londres una especie de Atlético de Madrid capaz de plantar batalla a cualquiera. Busca la posesión más que el Cholo pero en el fondo se adivinan muchas de las virtudes de su compatriota. La clave está en marcar un gol más que el rival y por eso es segundo de la Premier League pese a que hasta el 2-0 al City sólo sumaba sólo 10 goles a favor en sus seis primeros partidos (ocho menos que los Citizens). No obstante, ha encajado sólo tres goles (menos que ningún otro) en siete gracias a una intensidad que va desde Eriksen o Lamela hasta Wanyama y Kane, desde sus estrellas más talentosas hasta sus fieles peones.

El City de Pep sufrió esa asfixiante presión durante una primera parte en la que acabó 2-0 en contra casi sin enterarse. Fernando y Fernandinho todavía no habían tenido tiempo de organizarse cuando llegó el mazazo del 1-0. El lateral Rose, convertido en extremo en otra de las armas secretas de Pochettino, centró al área y encontró en Kolarov a un inesperado rematador para hacer el 1-0.

El Tottenham se sintió superior y se lanzó al cuello del City para constatarlo con un segundo tanto. Eriksen lo tuvo en el lanzamiento de la falta mientras Dele Ally y Son desnudaban las debilidades de la zaga Citizen casi en cada internada.

Silva, sin la ayuda de De Bruyne y Nolito, seguía buscando respuestas sin solución a la encrucijada de Pochettino mientras Agüero llaneaba en solitario por la punta del ataque. Un lanzamiento de falta del argentino nos jactó de su presencia ya a la media hora cuando el City intentaba de nuevo meterse en el partido. Un espejismo. El Tottenham le bajo los humos casi de inmediato y siete minutos después encontró otra agujero en la débil zaga de Guardiola para marcar el segundo tanto del partido. Son adivinó sangre entre los centrales e invento un pase filtrado para que Dele Alli completará su gran primera media hora con el 2-0.

Por otro lado, el Leicester City, actual campeón de la Premier, no pudo pasar del empate 0-0 en casa ante el Southampton.

Fuente: AS